José María Corrales

Director de la Oficina Universitaria de Medio Ambiente

José María Corrales Vázquez, natural de Miajadas (Cáceres), es Profesor Titular de Universidad del Área de Didáctica de las Ciencias Experimentales del Departamento de las Ciencias Experimentales y las Matemáticas de la Universidad de Extremadura. Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Sevilla y doctor en Geografía y Ordenación del Territorio por la Universidad de Extremadura es en estos momentos Director de la Oficina Universitaria de Medio Ambiente de la Universidad de Extremadura (OUMA) y Responsable del Grupo de Investigación EDUCIESO (Educación Ciencia y Sociedad), investigador principal y colaborador en numerosos proyectos de investigación. Ha sido Director de la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado y Decano de la Facultad de Formación del Profesorado de la Universidad de Extremadura, Director General de Promoción Cultural de la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura (2004-2007). Ha dirigido numerosos proyectos de investigación, tesis doctorales y es autor de numerosas publicaciones científicas, didácticas y técnicas relacionadas con la educación, el medio ambiente, la divulgación científica y Extremadura. Dirigió el Comité Científico y Educativo que logró la declaración de la comarca de Villuercas como primer Geoparque de Extremadura y presidió la Junta Rectora de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos y de la Sierra de Hornachos, formado parte de la Junta Rectora del Parque Nacional de Monfragüe. Es actualmente Presidente de la Junta Rectora del Parque Natural del Rio Tajo Internacional, recientemente declarado Reserva de la Biosfera Internacional y es miembro del Comité Científico de Parques Nacionales y Reservas de la Biosfera de España.

Personal…

¿Por qué se dedica al medio ambiente?

Creo que me dedico al medio ambiente como respuesta a un compromiso con la conservación y la protección de la naturaleza que arranca de una infancia muy cercana a la misma.

Tras su carrera profesional como profesor, ¿podría decir que hay más predisposición por parte de los jóvenes para afrontar los problemas relacionados con el medio ambiente?, o por el contrario ¿no lo están?

Creo que el conocimiento es siempre clave a la hora de afrontar cualquier problema, y pienso que la formación no solo de los alumnos, sino de cualquier ciudadano, les hace más críticos, responsables y también más libres.

En el ámbito profesional, ¿cuál ha sido el proyecto que más le ha ilusionado?

En el ámbito profesional, el proyecto que más me ilusiona, es siempre el último que tengo entre manos, en este momento tratar de contribuir a que la comarca de la Siberia, se convierta en la primera Reserva de la Biosfera de la provincia de Badajoz.

¿Quiénes son sus grandes maestros?

En el ámbito familiar mis padres, en la escuela, los maestros que fomentaron mi curiosidad, y en la universidad los profesores que me ayudaron a buscar respuestas. Si he de citar a alguno de ellos, diré que fue una suerte conocer en la Universidad de Sevilla al profesor González Bernáldez, y aprender también de la sabiduría de Ramón Margalef.

Si tuviera una varita mágica, ¿qué cambiaría?

La injusticia, la desigualdad, la pobreza, y todo aquello que nos hace cada vez más pobres y dependientes.

Global…

¿Cuál es su visión actual del mundo?

Yo creo que la Tierra está enferma y aunque me gustaría decir que aun soy optimista, prefiero pasar por pesimista documentado que por optimista iluso. Los graves problemas ambientales a los que nos enfrentamos, no dan pie a la esperanza si no actuamos y lo hacemos rápidamente.

En su opinión, ¿Qué debería hacer la humanidad para contribuir a la solución de los problemas actuales?

Ante problemas como la sobrepoblación, cambio climático, pérdida de biodiversidad, agotamiento de recursos, dificultades en el acceso al agua…, deberíamos trabajar desde una estrategia que implique a todos los países y naciones y que involucre a todos los que vivimos en ellas.

¿Cuáles son las claves?

Las claves son muchas y las varitas mágicas no existen. En el ámbito de mi trabajo, considero clave concienciar a todos de los problemas como paso previo a su solución, en la que deberíamos involucrarnos todos.

¿Cree posible una coexistencia entre el desarrollo industrial y el medio ambiente?

Creo que la solución ideal reside en no separar ambos y buscar una solución conjunta. El planteamiento que siguen todas las estrategias de Desarrollo Sostenible, hablan de que es clave la necesidad de conciliarlos, aunque el acuerdo o la implantación sean verdaderamente dificultosos.

Nuestra región…

¿Cuál es su opinión sobre la estrategia Extremadura 2030?

Pienso que en este momento era absolutamente necesario de cara a abordar el futuro, crear una estrategia a medio y largo plazo que diseñe un nuevo modelo de desarrollo para Extremadura; y que aunque se diseñe a largo plazo, exija comenzar desde ahora mismo.

¿Quiénes son para usted los principales protagonistas del cambio?

En este momento todos sin excepción, deberíamos implicarnos, cada uno en función de su responsabilidad, y quizás por deformación profesional, pienso que deberíamos comenzar desde las edades más tempranas, ya que existe un viejo principio pedagógico que dice que las actitudes que se aprenden en la infancia, permanecen a lo largo de la vida de los individuos y un refrán de la zona del Ambroz que dice que “lo que se aprende con baba no se olvida con barba”.

A partir de su experiencia, ¿cuáles son las principales dificultades para el cambio?

Las principales dificultades muchas veces derivan del cortoplacismo imperante o el “presentismo”, que solo se preocupa por el presente, o hace que lo urgente no nos deje tiempo para hacer lo necesario. Decía Mafalda que “el gran drama de ser presidente del gobierno, es que si te dedicas a solucionar los problemas de estado, no te queda tiempo para gobernar”. Una dificultad añadida estriba en la falta de cultura del entendimiento y la negociación, entre los políticos y entre estos y los agentes sociales y con los ciudadanos.

¿Qué nos va a aportar?

Nuevas oportunidades, nuevos retos, nuevos horizontes y posibilidades de un desarrollo que no cometa los mismos errores del pasado y que apueste por una Extremadura más verde y cercana a la Naturaleza.

¿Cuáles son los potenciales de Extremadura?

Sin duda el patrimonio natural, social, y cultural de Extremadura, a los que añadir el saber y el ser de las gentes de esta tierra, los que viven aquí y lo que se vieron obligados a salir, pero siguen sintiéndose profundamente extremeños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *